Carlos Gallego participa en una interesante entrevista con Revista Funeraria

12/11/2018

  • “No hay mejor estrategia que la de un trabajo que cumpla con los mayores estándares de calidad, con unos profesionales excelentes dedicados, 24 horas y 365 días, a la atención a las familias”
  • “Transformar significa mantener lo que funciona, pero evolucionando constantemente el modelo de negocio, estando muy atento a los cambios culturales del mundo en el que vivimos”

 

“Me entusiasma poder transformar y acompañar el futuro de un sector que tiene mucho por descubrir y por descubrirse”

 

Carlos Gallego Gómez se unía el pasado mes de junio a la compañía de servicios funerarios Grupo Albia como nuevo director del área de Desarrollo y Grandes Cuentas, formando parte, también, del Comité de Dirección del Grupo. Su principal objetivo será buscar el incremento del volumen de negocio y la rentabilidad de las grandes cuentas existentes, a través del desarrollo de nuevos acuerdos comerciales. Asimismo, trabajará en la mejora continua e intensiva de la oferta de valor, alineada con el interés y necesidades de los clientes de la organización. Además, asumirá la gestión de los Departamentos de Marketing, Comunicación e Innovación.

¿Qué significa para usted formar parte de una empresa con tan larga experiencia en la gestión y prestación de servicios funerarios, en esta nueva etapa?

Un orgullo y un enorme reto. Orgullo porque he vivido la evolución de Albia desde sus comienzos, pero desde una perspectiva totalmente distinta y desde diferentes responsabilidades, durante casi 30 años, dentro del mundo del seguro. En cuanto al reto; a cualquier profesional al que le propongan liderar el Área de Desarrollo y Grandes Cuentas, y los departamentos de Marketing, Comunicación, Innovación y RSC, es como si la vida le hubiera dado la oportunidad que esperaba para poner en práctica toda su experiencia dirigiendo redes comerciales.

¿Cómo valora sus primeros meses al frente de este área?

Con una ilusión como la que viví, hace siete años, mi nombramiento como subdirector general en Santalucía, o quizá mayor. Al reto y al orgullo, se suman el entusiasmo por transformar y acompañar el futuro de un sector que tiene mucho por descubrir y por descubrirse. Un equipo extraordinario, una firma en crecimiento y una Dirección con unos claros principios orientados a una excelente atención a las familias, son los que me han ayudado a sentir con verdadera pasión el reto que me espera por delante.

Se incorpora a la compañía con el objetivo de incrementar el volumen de negocio y la rentabilidad de las grandes cuentas existentes. ¿Qué estrategias van a seguir para lograrlo?

Sin duda, ese es uno de mis principales propósitos además del incremento exponencial de los servicios a particulares. Y en ello empeñaré todo mi esfuerzo. Pero no hay estrategia de crecimiento que no vaya sustentada sobre la evolución y constante transformación de un modelo de negocio existente, que funciona, que responde a los requerimientos que la sociedad exige, y que tiene como misión principal ayudar a las familias en los momentos más dolorosos de sus vidas. No hay mejor estrategia que la de un trabajo que cumpla con los mayores estándares de calidad, con unos profesionales excelentes dedicados, 24 horas y 365 días, a la atención a las familias. Esa es la estrategia.

¿Cómo cree que está posicionada la compañía dentro de la prestación de servicios funerarios en nuestro país?

En el lugar privilegiado que corresponde a una empresa como Albia. Pero esta posición de liderazgo exige de nosotros mayor rigor cada día. La atención a las familias no permite el mínimo despiste, y nuestros nuevos Procesos Normalizados de Trabajo (PNTs), de los más rigurosos del sector, nos permitirán mantener esta referencia de calidad.

¿Cómo ve la competencia en este sector? ¿Qué puede aportar Albia que no ofrezcan otras empresas?

El sector está muy atomizado. En un mundo interconectado, en el que las economías de escala serán un referente para todos, Albia jugará, sin duda, un papel clave en la prestación de un servicio de calidad, cercano, nacional y transnacional; el volumen importa, y mucho. Albia aporta valor integral, soluciones individualizadas y profesionales de primer nivel, dedicados y comprometidos en cuerpo y alma a estar ahí donde se les necesita.

¿Existe una necesidad de transformación dentro de la industria funeraria? En caso afirmativo, ¿en qué ámbitos debe aplicarse?

En el sector Seguros la transformación es una constante. De hecho, he tenido el privilegio de liderar la transformación de una gran red comercial durante los últimos siete años. El sector funerario no está ajeno. Cualquier empresa que quiera mantener unos crecimientos sostenibles en el tiempo, debe adaptarse a los requerimientos de la sociedad, pero haciéndolo desde la base de lo que funciona. Transformar no significa cambiar.

Transformar significa mantener lo que funciona, pero evolucionando constantemente el modelo de negocio, estando muy atento a los cambios culturales del mundo en el que vivimos. La tecnología, las relaciones interpersonales, la atención exquisita a las familias y el acompañamiento en momentos delicados deben ser las claves de la transformación.

¿Qué valores guían el comportamiento ético de la compañía?

Somos una empresa familiar que cuida de familias. Nuestros valores son los de estar ahí cuando se nos necesita. Somos aquellos que, de manera casi imperceptible, ayudan a las familias cuando lo único que desean es velar y acompañar al ser querido que ya no está. No hay mayor responsabilidad social, a pesar de estar a veces tan oculta. Somos uno de los últimos eslabones en la cadena sociosanitaria, pero no por ello menos importante. El dicho: “usted no se preocupe de nada”, se hace realidad cuando nuestros profesionales asumen la responsabilidad que la sociedad les encomienda.

Desde sus inicios, Albia ha colaborado en distintos proyectos y acciones a favor del medio ambiente. ¿Cómo se plasma este compromiso por una práctica empresarial sostenible?

De diferentes maneras y en distintas líneas de trabajo. A la instalación de un nuevo sistema de filtrado de partículas en nuestros hornos crematorios de Santurce y Vitoria, se suma nuestro compromiso trabajando con productos que respetan el medio ambiente, ofreciendo a las familias la posibilidad de disponer de urnas y féretros realizados con materiales biodegradables. Por otro lado, es importante señalar que, en el sector, la cremación es una opción que va cogiendo cada vez más importancia. Por ejemplo, durante 2016 el 40,33% de los fallecidos fueron incinerados y se estima que en el año 2025 esta opción alcance el 60%. En este sentido, hemos participado en el proyecto 'Ni un hogar sin energía', promovido por ECODES, “para acelerar la transición a una economía verde, inclusiva y responsable”, como bien indican. Ante esta realidad, nuestro apoyo se canaliza a través de la donación del dinero recaudado con el reciclaje del material recogido en los servicios de cremación. De la misma manera, nos hemos adherido, también, a la campaña ‘Un millón de compromisos por el clima’, donde un conjunto de empresas, administraciones, asociaciones y particulares promueven acciones contra el cambio climático.

En el ámbito social, Albia ha realizado el documental ‘Hoy tengo la edad de mi padre’ proyectado en distintos lugares de España, mediante el cual se facilitan las claves para entender e interpretar el duelo en la etapa infantil y adolescente. ¿Qué otras herramientas brindan a la sociedad para la gestión de la pérdida?

Efectivamente, el proyecto 'Hoy tengo la edad de mi padre' nace de la necesidad y la preocupación por una correcta gestión del duelo, con una especial sensibilidad hacia los más pequeños. En el documental se aborda la pérdida desde la óptica de los protagonistas. Asimismo, colaboramos en el desarrollo de un estudio en el que se ofrece una visión real de cómo los más jóvenes entienden el duelo y cómo los adultos tratan de gestionarlo cuando hay menores, sobre todo niños. Por otro lado, ponemos a disposición de las familias una Guía de apoyo al duelo, en la que, además, colaboramos con la Fundación Theodora para intentar hacer más humana la estancia de niños, niñas y adolescentes ingresados en hospitales. Siguiendo esta línea de atención y acompañamiento, hemos creado el departamento de Atención Emocional, cuya labor es la de supervisar, desde un punto de vista emocional como digo, toda la atención e interacción con las familias. Queremos garantizar la prestación de un servicio de máxima calidad donde prime la calidez humana.

Por otro lado, bajo el lema 'Celebra su vida', Albia lanzaba recientemente dos piezas audiovisuales que abordan la pérdida de un ser querido desde una perspectiva distinta. ¿Cómo reflejan estos spots la filosofía del Grupo?

Toda nuestra organización está muy orgullosa del resultado de nuestros dos últimos spots corporativos bajo el lema 'Celebra su vida’. Un gran trabajo que refleja claramente lo que es Albia y las 1.300 personas que la componen. Queremos transformar la forma de acompañar el duelo. Humildemente, y con todo el respeto que ello merece, queremos ayudar a introducir luz ahí donde habitualmente hay oscuridad. En el recuerdo de los momentos vividos y la celebración de lo maravilloso de una vida que fue. Nuestra dedicación es ayudar a los demás a recordar lo extraordinario del encuentro con la celebración de una vida, acompañando profesionalmente en el difícil momento de la despedida.

¿Qué espera el sector funerario de Grupo Albia?

Liderazgo, ejemplo, crecimiento, una atención excelente, respuesta inmediata y transformación. Estamos volcados en la innovación y en el desarrollo de nuevas tecnologías como la realidad aumentada, adaptándolas a nuestra labor para ofrecer un servicio excelente a nuestras familias. Creo firmemente que Albia será un referente en el mundo funerario y en ello estamos trabajando.

Este sitio web utiliza cookies para la obtención de estadísticas anónimas de navegación. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre las cookies en el apartado Política de privacidad