inconsolable.jpg

Inconsolable: un ensayo en forma de monólogo teatral sobre el duelo ante la muerte

24/06/2017

Está claro que el ser humano occidental sigue buscando excusas para no hablar de la muerte. Los Death Coffee tan tendencia hoy en día en muchos países europeos son prueba de que muchos sí que quieren enfrentar este tema, a pesar de la opinión impuesta por la sociedad. Y otro buen ejemplo de cómo sí se puede hablar de ella sin que sea traumático es el último ensayo teatral interpretado por Ernesto Caballero y escrito por Javier Gomá. Se llama “Inconsolable” y es una obra de esas que hay que ir a ver sí o sí. 

 

La muerte ha sido y será una gran pregunta para la existencia humana.A caballo entre lo cósmico y lo poético llega ahora al teatro de la mano de dos hombres que la vivieron en carne propia. Su director de forma real, por sufrir hace poco la muerte de su padre. El actor a través del personaje. No falta ironía, aún a pesar de que las escenas recorren minuciosamente todas las fases que forman parte del duelo. Por las que pasaremos todos tarde o temprano cuando nos toque enfrentar la muerte de un ser querido. La obra “Inconsolabe” es de gran eficacia terapéutica.

 

Las fases del duelo en “Inconsolable” 

1.    La primera fase del duelo que se aprecia en la interpretación teatral de “Inconsolable” es el desconsuelo. Un sentimiento casi infantil que hace que tengamos que desprendernos de esa figura tan amada desde pequeños. Esa que, aunque no fuese lógico pensarlo, siempre creímos que está ahí.

2.    La segunda pasa por un sentimiento de culpa y autocrítica profunda. Y no siempre de la más positiva. Preguntarse los tantos “y si…” que se te pasan por la mente no ayudan a dar el siguiente paso. Pero es una fase que está ahí y saber que existe ayuda a afrontarla mejor.

3.    Luego vendrá la angustia como tercera fase del duelo. Miedos, sentirse como en un acantilado, el insomnio y la falta de certezas son sentimientos comunes en este momento. Lo que dure va a depender mucho de cómo cada persona lo enfrente. Ver la obra de teatro “Inconsolable” puede ayudarte a entender esos distintos puntos de vista.

4.    Por último llega el luto. Sabemos que esa persona ya no está. Y somos conscientes de que la vida sigue. Y es que, como dice el autor de la obra, aunque sea por “cortesía, nuestro ser rechaza la muerte. Quiere seguir jugando al juego de la vida”

 

Si tienes la ocasión de disfrutar de la obra “Inconsolable” interpretada por Ernesto Caballero y escrita por Javier Gomá, te la recomendamos. De hecho, es un buen modo de acercarse a un tema prohibido por la sociedad, pero tan natural como la esencia humana. Sobre todo, cuando su enfoque es tan didáctico y terapéutico a la vez que entretenido. No creo que se le pueda pedir más. Y si hace tiempo que no disfrutas del teatro, es una buena ocasión para reencontrarte con esta arte escénica.

 

Fuente: El Mundo

Este sitio web utiliza cookies para la obtención de estadísticas anónimas de navegación. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre las cookies en el apartado Política de privacidad