urna.jpg

08/06/2016

Las empresas españolas de servicios funerarios estiman que en diez años las cremaciones superarán el 70% del total de fallecidos. Los hornos crematorios suponen una contaminación mínima. Las emisiones anuales de uno de ellos equivale a las partículas contaminantes que generan cincuenta fumadores en ese mismo periodo; cuatro hornos contaminan lo mismo que siete vehículos diésel. Las empresas funerarias han reivindicado la creación de una ley nacional específica para el sector. "Todos tenemos que implicarnos en la protección a la atmósfera y en ser lo más escrupuloso posible en el cumplimiento de la legislación vigente", ha señalado Sánchez-Araña, presidente de Panasef.

La incineración va a desbancar al entierro tradicional. Las empresas españolas de servicios funerarios estiman que en diez años las cremaciones superarán el 70% del total de fallecidos. Estos son los datos que ha facilitado el presidente de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), Juan Vicente Sánchez-Araña, en su XIII Congreso Nacional. Durante tres días, Bilbao acoge a más de 150 profesionales del sector.

Panasef apunta a un cambio de tendencia en la sociedad española. La asociación ha destacado que cada vez son más las familias que se decantan por la incineración a la hora de despedir a sus seres queridos. El aumento de la demanda de los servicios de cremación ha llevado a las empresas funerarias a realizar una potente inversión de alrededor de 800 millones de euros para tener la capacidad suficiente y satisfacer las necesidades de sus clientes, según el informe de Panasef.

El informe también incluye por primera vez cifras sobre la cremación en España. En nuestro país hay un total de 359 instalaciones de hornos crematorios. Estas son las seis comunidades autónomas con más hornos: Andalucía (86), Cataluña (48), Comunidad Valenciana (33), Castilla y León (31), Madrid (28) y País Vasco (22).

La contaminación de los hornos crematorios

Los hornos crematorios contaminan poco, pero lo hacen. Un estudio de Panasef llegó a la conclusión de que las emisiones anuales de uno de ellos equivale a las partículas contaminantes que generan cincuenta fumadores en ese mismo periodo. Se trata de una contaminación mínima, puesto que cuatro hornos contaminan lo mismo que siete vehículos diésel, según la asociación.

“Todos tenemos que implicarnos en la protección a la atmósfera y en ser lo más escrupuloso posible en el cumplimiento de la legislación vigente”, ha señalado Sánchez-Araña. El presidente de Panasef ha solicitado a las administraciones públicas una legislación “alineada con Europa” para unificar los criterios de emisión de contaminación de los hornos crematorios de las distintas comunidades autónomas.

Leyes para el sector funerario

Los funerarios también quieren leyes. En el congreso de Bilbao, las empresas funerarias han reivindicado la creación de una ley nacional específica para el sector. Quieren que esta ley sea consensuada y que permita la igualdad de condiciones en el trabajo así como la defensa de los derechos de las familias que requieran sus servicios funerarios.

Según cifras oficiales, 1.700 empresas de servicios funerarios están operativas en España, generando empleo para 10.000 trabajadores y con una facturación global que se sitúa en torno a 1.600 millones de euros. Sánchez-Araña ha señalado que es necesario plantear un debate con las Administraciones públicas con el objetivo de facilitar que la libre competencia en el sector sea “real y efectiva”. Y es que siempre habrá negocio para las funerarias, pues hasta la fecha no hay ninguna patente de inmortalidad.

 

Fuente:

http://sabemos.es/2016/05/30/70-epanoles-preferiran-cremacion_18369/

Este sitio web utiliza cookies para la obtención de estadísticas anónimas de navegación. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre las cookies en el apartado Política de privacidad